Luego de que el contralor general Carlos Mencos informó que el proceso de adjudicación para remodelar el estadio del Ejército pudiera tener irregularidades, este jueves directivos del Grupo Futeca anunciaron que se rescindirá dicha negociación, aunque resaltaron que no entienden el por qué.

Futeca tenía previsto invertir US$100 millones, pues contemplaba construir un establecimiento deportivo y a la vez un lugar para espectáculos, en los terrenos que le pertenecen al Instituto de Previsión Militar (IPM).

La decisión fue acogida a lo que dijo el contralor, y consideramos mejor pedir anular los contratos, ya que se señaló que habían procesos que no se habían seguido, por lo que en conjunto con el IPM en rescindir el contrato”, mencionó Javier Arzú, de Futeca.

A la vez, el ejecutivo indicó que será responsabilidad del IPM de que se reúna con la Contraloría General de Cuentas para revisar los procesos y resuelvan los cambios que se deben realizar para que así vuelvan a publicar la licitación, donde ellos participarán.

Sin embargo, lamentaron la decisión porque en casos como este es el país que pierde en inversiones, pues con el proyecto se pretende dar calidad en sectores turísticos, deportivos y de consumo, para generar ingresos al Estado para que pueda construir hospitales y escuelas, que es la demanda de los ciudadanos.