Lejos de la meta fiscal que el Gobierno se fijó para este año de Q51 mil 500 millones, la cartera del Tesoro prevé que la recaudación de impuestos ascienda a los Q48 mil 700 millones.

Es decir que el déficit será de Q3 mil millones, explicó el ministro de Finanzas, Dorval Carías.

A octubre de este año la recaudación fue de Q41 mil 942 millones; aunque lo proyectado eran Q44 mil 44.8 millones. Para ese mes el agujero fiscal pasó de Q1 mil 350 millones a Q2 mil 102.3 millones. 

Los funcionarios de la UNE han citado en varias oportunidades a miembros de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para que explique el trabajo que se realiza sobre el tema.

“Es un comportamiento que se ha visto a lo largo del año. Se fijan metas muy altas y la realidad económica del país es otra. Creo que tienen que elaborar proyecciones que se acomoden al trabajo que hacen”, explicó Héctor López, analista económico de la Usac.

Una de las alternativas que el Ejecutivo ha pensado para mejorar la recaudación es contratar una empresa.

“No se trata de tercerizar los servicios, simplemente es una entidad que contribuya a mejorar y actualizar todo el trabajo que se realiza en la SAT. Espero que el directorio de esa institución tome cartas en el asunto para mejorar”, ha afirmado varias veces el presidente Otto Pérez.

Más recursos

Carías aseguró que aún no se define cómo se repartirán los bonos del tesoro por Q2 mil 800 millones. 

Restante. El martes se emitieron los primeros Q1 mil 958 millones y se espera para el viernes el resto de la operación.

Análisis. “Los fondos están orientados para el pago de la deuda a los ministerios de Salud, de Educación y de Gobernación, así como para los aportes de la Universidad de San Carlos de Guatemala, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses y el Instituto de la Defensa Pública Penal. Cuando se emita el monto completo daremos a conocer su destino”, explicó.