El presidente, Otto Pérez Molina, ha informado que no descarta un plan B, que sería otro impuesto, si queda en firme el amparo provisional de la Corte de Constitucionalidad que suspendió el cobro mensual de Q5 por cada línea de telefonía móvil o fija.

El mandatario ha explicado que si el impuesto contemplado en el Presupuesto 2015 queda anulado, habrá un desfinanciamiento de Q1 mil millones, por lo que su equipo técnico analiza soluciones ante ese escenario.