Un días después de la derogación de la Ley de Telecomunicaciones, el ministro de Gobernación, Francisco Rivas, informó que se reunirá con las empresas telefónicas para continuar con el bloqueo de la señal a celulares en las cárceles.

Asimismo, mencionó que se integrarán mesas técnicas donde se discutan propuestas de ley y se prohíban las comunicaciones en las prisiones.

“Hay lugares donde los inhibidores no funcionan por diferentes circunstancias, como por vandalismo y topográficas”, expuso Rivas.

Aunque no precisó si el Estado se hará cargo del mantenimiento de los bloqueadores ya instalados debido a la crisis financiera que atraviesa el gobierno, aseguró que ha recibido ofrecimientos de la comunidad internacional.