Al igual que 2014, según el Insivumeh, este año habrá una sequía prolongada que afectará el Corredor Seco, por lo que las autoridades han comenzado a gestionar Q1 mil millones.

De acuerdo con German González, jefe de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), la ayuda que se les  entregará a los afectados se extenderá hasta noviembre.

“Ya tenemos acciones de prevención para evitar casos de desnutrición y también para priorizar junto con la cartera de Agricultura la compra de alimentos que nos permitan extender la ‘Operación Oportunidad’  para atender a las 266 mil familias que reciben ayuda desde el año pasado”, añadió el funcionario.

“Por el momento ya se gestionan Q1 mil millones y se evalúa si se incrementa el número de las personas que puedan salir afectadas”, aseguró.

Añadió que el fenómeno impactará en el Corredor Seco –El Progreso, Zacapa, Chiquimula, Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa y Baja Verapaz– como sucedió durante 2014.

“En Petén y en la Franja Transversal se prevé que la lluvia sea normal”, expuso.

La vicemandataria Roxana Baldetti confirmó que un informe que elaboró la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, en inglés) reveló que de marzo a julio habrá escasez de lluvia.

Baldetti informó que, según el documento, habrá precipitaciones arriba de lo normal entre agosto y noviembre. “La situación del cambio climático es muy difícil. Por ejemplo, ahora tendremos que redistribuir la entrega del fertilizante”, afirmó.

“Vamos a comprar más alimentos y se reorientará la adquisición del abono”, enfatizó.