El presidente Otto Pérez podría enfrentar un nuevo proceso penal, debido a que el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) presentó un antejuicio en su contra por incumplimiento de deberes. 

Pérez también fue señalado por el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, presunto líder de una red de defraudación fiscal. 

Pese a los señalamientos en su contra y a la presión ciudadana de que deje el cargo, el domingo pasado, el mandatario guatemalteco difundió un mensaje en el que asegura que no renunciará y que se someterá al proceso correspondiente.