Funcionarios consulares guatemaltecos acompañaron a miembros de la organización "Los Samaritanos" a un recorrido por el desierto de Arizona, en un área que presenta un alto tráfico de indocumentados e intensa actividad de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

"Nosotros como oficina no podemos brindar una asistencia exacta de la ubicación de las personas si no conocemos este lugar. Vinieron todos los funcionarios administrativos para que sepan por dónde es que la gente está caminando", explicó  Carlos De León, cónsul de Guatemala en Tucson (Arizona).

El funcionario destacó que el camino que recorrieron, por el lado oeste de la zona de Arivaca, fue sólo un pequeño trecho comparado con lo que caminan los inmigrantes por el desierto, en algunos casos durante días o semanas.

Durante el recorrido de aproximadamente dos horas la comitiva visitó tres estaciones de agua y en la segunda encontraron once galones vacíos que reemplazaron con nuevos, cerca de la tercera estación, encontraron varias pertenencias y botellas de agua y refrescos que habían sido consumidos hace poco.

"Encontramos mochilas, ropa, paquetes de comida", sostuvo María Ochoa, miembro de Los Samaritanos, grupo que cada semana realiza este recorrido para brindar ayuda a los indocumentados en su travesía por el desierto.

Según Ochoa, a pesar de la reducción del número de inmigrantes que cruzan la frontera, el cifra de muertes en el desierto no baja.

"Este año van un poco de más 130 cuerpos encontrados en el desierto y hay casos que nos reportan de desaparecidos que nunca encontramos", agregó Ochoa.

El cónsul de Guatemala afirmó que el viernes pasado un guatemalteco de 21 años fue encontrado muerto en el área oeste desierto.