Pilotos y empresarios de buses rojos y del Transurbano protestan este martes por la deuda millonaria de subsidio que les deben desde hace 27 meses.

En total, la deuda es de Q900 millones, dice Walter Montiel, uno de los representantes.

Tras no poder dialogar con el alcalde metropolitano, Álvaro Arzú, los manifestantes se dirigen hacia el Congreso.