El clima no impidió que los manifestantes permanecieran en frente al Palacio Nacional para pedir la renuncia de Otto Pérez Molina.

La lluvia inició alrededor de las 14:00 horas lo que sirvió más como alivio por el intenso calor.