Dos veces al año, Guatemala se queda sin sombras. Este 29 de abril es uno de esos días. Se trata de un fenómeno que se produce cuando el sol se sitúa en ángulo cenital sobre el territorio, lo cual además marca el cambio de estación, según los expertos.

"Normalmente los rayos del sol dan directamente a la tierra con cierto grado de inclinación, pero al rotar alrededor del sol, y en su órbita, el astro se sitúa directamente a cero grados de inclinación por lo cual no se proyectan sombras en un aspecto vertical", explicó Eddy Sánchez, director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología e Hidrología (Insivumeh).