Víctor Hugo Ávila Solorzano, un jóven de 27 años, falleció el lunes luego de su intentó por salvar a su perrita Tisha quien había desaparecido en la mañana.

Aquí te compartimos su historia.

Platicamos con Josué Sánchez, su compañero de trabajo y sobre todo, su mejor amigo.

"Víctor era una persona alegre, nunca estaba enojado, simpre tenía una sonrisa para todos".

Ambos trabajaban en el Banco Industrial, en el área  de Inteligencia de Negocios, en su sede central. Víctor y Josué se conocieron en el 2010 y ambos fueron escalando, laboralmente, juntos.

"Él pasaba por mi a la casa y luego nos ibamos al trabajo", señaló Sánchez.

David Rodríguez, otro compañero de Ávila, nos compartió que él siempre mostró su amor por los animales, incluso proviene de una familia de rescatistas de animales.

¿Qué pasó el lunes 12 de enero?

Sánchez nos contó que por la mañana Víctor recibió una llamada de su mamá, quien se encontraba alterada, ya que la perrita Tisha había desaparecido. Él pidio permiso para salir y e irse a buscar a su mascota.

"A medio día lo llamé para saber cómo estaba, él me dijo que estaba en el barranco en Valle Dorado, San Cristóbal, su voz sonaba agitada. A las 12:50 p.m. lo llamé y me dijo que ya había encontrado a Tisha y que estaba golpeada. Él mencionó que la subida estaba muy empinada y que no sabía a qué hora saldría de allí. Todavía logró enviarme una "selfie" que se tomó junto a la perra. Más tarde lo llamé y ya no me contestó".

Ávila iba acompañado de su sobrino, José Molina Samperio. El chico se quedó en la superficie del barranco, fue él quien llamó a los bomberos porque su tío ya no contestaba el teléfono.

A las 21 horas, apróximadamente, encontraron sin vida el cuerpo de Víctor Ávila, según su amigo, él se cayó al tratar de salir del barranco. Sin embargo Tisha no estaba.

Ayer, por la noche, siguió la búsqueda de Tisha. Uno de los rescatistas había perdido parte de su equipo y buscó en distintos lugares del barranco, en uno de ellos, donde menos imaginó, encontró a Tisha. 

La perrita fue llevada a la veterinaria por los golpes que tenía y ahora ya está en su hogar.