Esta mañana de forma voluntaria le fue entregado al Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) un mono araña de aproximadamente dos semanas de vida.

“Por las características propias de su comportamiento en el bosque, para extraer ilegalmente a esta especie es necesario asesinar a la mamá y así arrebatarlo de sus brazos”, consigna un comunicado de prensa de esa insitución.

El CONAP informó que un día antes, en una caja de zapatos, fue entregado el espécimen en una clínica veterinaria de la capital guatemalteca.

“Aparentemente el mono fue entregado a una persona en pago de una deuda, por lo que el departamento jurídico del CONAP ya se encuentra realizando las diligencias legales correspondientes”, detalla la institución.

“La distribución de esta especie es escasa, por lo que forma parte del Listado de Especies Amenazadas y del de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de Flora y Fauna Amenazadas. En la edad en la que se encuentra dicho ejemplar, necesita cuidados particulares ya que debe alimentársele con biberón y utilizar leche especial para su crecimiento”, se explicó.

Esta misma noche será trasladado al refugio de la Asociación de Rescate y Conservación de la Vida Silvestre (ARCAS) en Petén.