Un contingente militar guatemalteco, integrado por 150 soldados, regresó este día después de haber participado en la misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la estabilización de la República Democrática del Congo.

El ministro de la Defensa, Manuel López, informó que serán evaluados para descartar un contagio de ébola. “Los 150 serán internados durante 48 horas en la Brigada Mariscal Zavala”, explicó.

La cartera de la Defensa tenía previsto enviar a los soldados a una base en Petén para continuar con una evaluación médica por un periodo de 21 días de aislamiento, pero un amparo que presentó el diputado de Líder Manuel Barquín frenó el traslado.

El ministro comentó que apelaron la decisión para trasladar al personal a Petén, donde se invirtieron US$135 mil en instalaciones para aislar a posibles afectados por la enfermedad. López aseguró que el personal que retornó al país está sano y “certificado por la ONU”.