El Reino Unido donó Q2.2 millones a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) con el objetivo de fortalecer el trabajo que ha realizado en el país.

"La corrupción es un cáncer que puede destruir un país, por lo que el trabajo del MP (Ministerio Público) y la CICIG ha servido para erradicar ese mal", señaló Thomas Carter, embajador de Reino Unido.

El funcionario añadió que el Presidente debe respetar la independencia del MP.

Valerie Julliand, la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, resaltó que la lucha contra la corrupción los ha unido en el mundo y mencionó que la CICIG funciona con donaciones y no fondos del Estado.

Iván Velásquez, titular de la entidad, recalcó que los fondos que recibe la CICIG son fiscalizados ya que son administrados por un programa del PNUD.

Además, señaló que el trabajo realizado el año pasado es lo que se puede lograr.