La Fiscalía acusó a Otto Pérez, quien fue presidente del país hasta la madrugada del 2 de septiembre, de ser el cabecilla de la estructura de contrabando aduanero que fue desbaratada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“El Ministerio Público solicita formalmente que el juez haga un análisis de lo presentado por sustentando que ésta es suficiente para establecer la posible participación del expresidente Pérez Molina en la red de defraudación aduanera y sea ligado a proceso penal”, según la acusación que hizo el fiscal José Morales.

El exgobernante fue señalado de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de contrabando aduanero y fue vinculado como uno de los cabecillas de la estructura de contrabando denominada “La Línea”.

“Pérez Molina es sospechoso de ser parte de la red”, indicó el fiscal Morales al pedir que sea procesado por los tres delitos.

El abogado defensor César Calderón trató de desvirtuar la sindicación del Ministerio Público. “No hay suficiente evidencia”.

La audiencia continuará después de las elecciones, el 8 de septiembre, por un asueto que fue declarado por el Organismo Judicial.

El juez deberá resolver si vincula al exmandatario como uno de los cabecilla de la red de contrabando. El mismo Gálvez ya vinculó a Roxana Baldetti, quien fue vicepresidenta hasta el 8 de mayo, a la red y la envió a prisión el 26 de agosto.