La Fiscalía planteó la acusación en contra de doce sindicados de haber negociado el usufructo oneroso en la Portuaria con la empresa de capital español Terminal de Contenedores Quetzal, S. A., (TCQ).

Son 649 folios y 607 medios de convicción que nos sustentan la hipótesis que existió una negociación en la adjudicación del contrato”, mencionó el fiscal Juan Sandoval.

En este caso están vinculados el expresidente Otto Pérez y la que fue su vicepresidenta Roxana Baldetti, quienes negociaron el cobro de un soborno por US$30 millones en 2012.

El Estado cedió una parte del puerto Quetzal para que la empresa TCQ realizara modificaciones y administrara el ingreso de mercaderías durante 25 años.