La fiscal contra delitos ambientales, Aura López, acompañada de Benedicto Lúcas, titular del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) comprobaron la contaminación del río La Pasión, en la selva petenera.

"Sigo insistiendo que ha sido un ecocidio", mencionó Lúcas al referirse a la muerte de miles de peces, crustáceos y anfíbios por la supuesta contaminación de un plaguicida (se investiga su se trató de malathion, que es usado en la cosecha de la palma africana por la empresa Reforestadora de Palma de Petén, S. A.).

Los funcionarios realizaron un vuelo en helicóptero y luego navegaron más de 60 kilómetros "río arriba" por donde inició la contaminación, cerca de la empresa Repsa, que produce aceite.

La semana pasada miles de peces murieron y un estudio de la Universidad de San Carlos de Guatemala confirmó que el río fue contaminado con malathion.

La fiscalía realiza investigaciones desde el jueves pasado para confirmar la contaminación y la responsabilidad de la empresa. Los análisis se sabrán la semana próxima.

Publinews visitó durante tres días el área y comprobó la destrucción que provocó la contaminación del río que se une con el río Salinitas y luego, ambos conforman el Usimacinta, que desemboca en los pantanos de Centla, en la reserva de bíosfera, que es área protegida de Tabasco, en el Golfo de México.

La población está atemorizada ya que no pueden beber agua del río. Tampoco nadar y menos pescar por temor a intoxicarse.

Lee también:

Representantes de 68 comunidades en Petén denuncian abandono

Vecinos afectados por la contaminación protestan por la falta de agua

Los pescadores de Sayaxché están desesperados