El Tribunal de Mayor Riesgo B, a cargo de María Castellanos, escucha a los últimos testigos que recuerdan las “atrocidades” sufridas durante el conflicto armado interno en el juicio especial en contra de José Efraín Ríos Montt y quien fue su jefe de Inteligencia, José Mauricio Rodríguez, que se trasladó a Santa María Nebaj, en Quiché.

Declararon 13 ixiles ancianos, otros dos no pudieron llegar por estar enfermos.

Afuera de la sede del Organismo Judicial (OJ) llegaron integrantes de organizaciones de los derechos humanos, con fotografías de familiares que están desaparecidos. También llegaron personas afines a los exmilitares, quienes realizan una protesta pacífica.

La acusación del Ministerio Público es por el asesinato de 1 mil 771 indígenas ixiles en Quiché durante el conflicto armado interno que duró 36 años y finalizó en 1996 con la firma de la paz.

Este es el segundo juicio. El 10 de mayo de 2013 Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión al ser hallado culpable de genocidio, pero por “errores” en el proceso la Corte de Constitucionalidad, dividida, anuló la condena y ordenó un nuevo juicio diez días después.

El lunes continuará la audiencia con el testimonio de 85 personas.