Lindile Kika, antiguo directivo de la Federación Sudafricana de Futbol, fue suspendido este miércoles por 6 años de toda actividad relacionada con este deporte por la cámara de justicia de la Comisión de Ética de la FIFA, por un caso de partidos amistosos sospechosos en 2010.

La suspensión de Lindile Kika no está relacionada con la serie de escándalos que vive la FIFA, con la suspensión por 90 días de su presidente dimisionario Joseph Blatter y del presidente de la UEFA Michel Platini.

La FIFA consideró que varios partidos de preparación antes del Mundial 2010 de Sudáfrica habían sido amañados en el marco de un caso de apuestas ilegales, según informó el New York Times en mayo de 2014.

El diario avanzó que "al menos cinco partidos y potencialmente más" habían sido amañados y que los investigadores de la FIFA habían encontrado evidencias de la implicación de directivos sudafricanos.

NYT menciona el encuentro entre Sudáfrica y Guatemala, cuyo árbitro nigeriano había presentado posteriormente una suma de 100.000 dólares en la cuenta de un banco sudafricano.

El partido fue ganado 5-0 por Sudáfrica, "con dos penales señalados por manos cuando el balón nunca se acercó a las manos", explicó el NYT