En la agenda legislativa de ese jueves estaba programado el primer debate del presupuesto para el próximo año, que asciende a Q76 mil millones, y el segundo de los cambios a la Constitución en materia de justicia.

El proyecto de asignaciones avanzó sin mayores problemas y dio su primer paso; sin embargo, las reformas judiciales no contaron con la misma suerte.

Conforme avanzaba la plenaria varios congresistas salieron del Hemiciclo y el cuórum se redujo, tanto que el presidente de ese organismo, Mario Taracena, tuvo que saltarse algunos puntos debido a que propuestas como la de los cambios judiciales necesitan 105 votos para continuar con su trámite.

La mayoría de los diputados que abandonó su curul y que se salieron son del bloque oficial, FCN-Nación.

En el palco de visitantes un grupo de jóvenes colgó una manta en el que le exigen a los diputados que se les de luz verde a las reformas. "El Estado sigue cooptado. #Aprueben reformas", fue el mensaje que se les dejó a los funcionarios. 

José Castro

Foto:

Al finalizar la sesión, Taracena aseguró que platicará con el mandatario Jimmy Morales para que le diga a a la bancada oficial que "no bloquee la agenda".

Fernando Linares Beltranena, del PAN, afirmó que buscará que se instale una comisión con dos representantes de cada partido para escuchar a los sectores que no fueron tomados en cuenta.

Los cambios que se incluyen en la propuesta es reconocer el sistema jurídico de los pueblos indígenas (uno de los temas que más polémica ha generado), garantías y principios rectores para el sistema de justicia, separación de funciones administrativas y jurisdiccionales de la Corte Suprema de Justicia, carreras profesionales y fortalecimiento de los mecanismos republicanos de ejercicio del poder.