En el año 2008 el Estado de Guatemala establece mediante el decreto legislativo 48-2008 conmemorar y dignificar el 25 de febrero de cada año como el día Nacional de la Dignidad de las Víctimas del Conflicto Armado Interno, hecho trascendental que plantea en lo sucesivo iniciar un proceso que aporte a la reconstrucción del tejido social agraviado durante los 36 años de conflictividad armada en el país.