Costos

Tratamiento
1
año entre los procesos de quimioterapia y de radioterapia, a parte de los chequeos y controles periódicos.


En el largo plazo
5
años o más dura el proceso de ingerir los supresores.

Oneroso
Q6
mil es el costo aproximado de cada ciclo de quimioterapia.

Costo
Q150
hasta Q400 es el precio de cada ciclo de radioterapia.


Progresivo
40
ciclos de radioterapia, en promedio, necesita una paciente. Cada radioterapia dura aproximadamente cinco minutos.

Elevado
Q46
mil mensuales puede llegar a costar el tratamiento de los supresores.

Intervención
Q25
mil a Q30 mil es el precio de la mastectomía

En un país en el que la falta de recursos es una constante en muchos hogares, padecer cáncer de mama impacta aún más ante la ausencia del Estado.

Esta enfermedad es una verdadera lucha. Afecta la salud, el estado anímico y la economía del paciente.

“Un ciclo de quimioterapia tiene un valor de Q6 mil, uno de radioterapia, Q500. Aparte, se le receta al paciente un supresor que tiene un precio, mensual de hasta Q46 mil. Por una mastectomía se paga de Q25 mil hasta Q50 mil”, explica Blanca Emilia Alfaro, asesora del Departamento de Prevención, Investigación y Educación en Salud (PIENSA) de la Liga Nacional contra el Cáncer. 

“Esto es serio, la gente no tiene los recursos para pagar el tratamiento y es por eso que muchos mueren. Hay pacientes que deben vender, empeñar o hipotecar algunas de sus propiedades o contraer deudas”, dice la experta.

Es por ello, afirma, que la detección temprana es clave. 

“Muchos médicos dicen que el autoexamen no sirve, pero eso no es correcto, claro que sí es de mucha utilidad, ya que es la manera en la que detectamos el cáncer de mama. También es especial hacer el examen periódico de la mamografía”, agrega.

“Con detección temprana hasta el 60 por ciento de los casos tiene cura”, añade.

Durante la conversación caminamos con la experta por algunos de los pasillos del Instituto de Cancerología (INCAN), lugar que atiende cada año a 500 mujeres con este tipo de cáncer.

Hace unos años atrás, ella era una más de la estadística de esa enfermedad; hoy, una sobreviviente. 

“Tenía 24 años cuando me detectaron el cáncer de mama. Fue difícil, mi familia no quiso comentar nada, ya que pensaban que este mal se pegaba, así que lo ocultaron”, relata.

“Me quitaron los pezones y, por allí, vaciaron los senos. Luego llegó la quimioterapia y la radioterapia. Sumado a esto, está la parte emocional”, explica.

Superar todo esto fue muy difícil, pensaba que me iba a quedar sola, pero como dicen ‘siempre hay un roto para un descosido’. Tengo 30 años de casada y mi esposo ha sido un pilar, por él me logré graduar de doctora y trabajo en ese hospital”, afirma.