Luego de una reunión entre el ministro de Salud Pública, Mariano Rayo, las juntas de médicos y autoridades del Hospital Roosevelt, se conoció que por falta de consensos la consulta externa de ese nosocomio continuará cerrada.

Según indican, no se cuentan con insumos para atender a los pacientes, ni garantías para el abastecimiento de los materiales.

El titular de ese ministerio informó que para solventar la crisis se requieren entre Q40 a 45 millones, pero los sistemas de salud de compra están colapsados.

Carlos Soto, director del Roosevelt resaltó que necesitan contar con lo mínimo para poder atender a los pacientes, ya que al día se atienden aproximadamente a mil 700 enfermos.

El funcionario agregó que hoy el Hospital Nacional de Amatitlán habilitó la consulta externa, como también el nosocomio regional de Quetzaltenango, por lo que han establecido mecanismos para priorizar las necesidades de las unidades del Roosevelt.