La cita será el 19 de abril en la sala 6 de la Torre de Tribunales, donde se realizan las audiencias del Juzgado de Mayor Riesgo B que dirige Miguel Gálvez. El expresidente Otto Pérez y la que fuera su vicepresidenta Roxana Baldetti volverán a estar en el banquillo de los acusados.

Cuando estaba por cumplirse el primer aniversario del caso de defraudación en las aduanas denominado La Línea, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Fiscalía desbarataron otra estructura criminal en la que los cabecillas son Pérez y Baldetti.

Ambos son señalados de participar en la firma de un contrato irregular, a cambio de sobornos, entre la empresa de capital español Terminal de Contenedores Quetzal, S. A. (TCQ), y la Empresa Portuaria Quetzal.
El contrato por 25 años prorrogables por un terreno de 34 hectáreas sobre el cual se construiría y operaría la nueva terminal, tenía contempladas tres fases de desarrollo que alcanzarían una inversión de US$ 255 millones.

Thelma Aldana, fiscal general, mencionó que este “nuevo” caso de corrupción se derivó de los documentos incautados el 16 de abril de 2015 en los 20 allanamientos para desarticular a La Línea y la colaboración del exmilitar Juan Carlos Monzón, quien era el secretario privado de Baldetti y estuvo prófugo 127 días.

La Fiscalía señala a 14 personas, entre ellas, Gustavo Martínez, yerno de Pérez y procesado por el caso Redes.