La Reserva

La Reserva alberga unas 2 mil 800 especies de plantas vasculares, 513 de aves, 62 de anfibios, 122 de mamíferos, 95 de especies de reptiles, así como más de 200 sitios arqueológicos de importancia mundial que evidencian que Guatemala fue el centro de la civilización Maya.

Actualmente, un sobrevuelo con las aeronaves que se utilizan, tendría un costo comercial aproximado de US$ 500 por hora, más los viáticos del piloto.

“La Reserva es una de las áreas de conservación más importantes de Mesoamérica, entre nuestras metas está aportar a la conservación del corredor biológico de esta región y sabemos que para ello proteger la RBM es clave”, apuntó el representante en Mesoamérica de Light Hawk, Armando Ubeda.

La destacada expiloto de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) y de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Stephanie Wells, sobrevoló la selva guatemalteca en apoyo al Gobierno para verificar su estado y detectar hechos ilícitos.

Según la experta, “hay muchos árboles. Son kilómetros tras kilómetros de árboles, muchos más que en Estados Unidos. Es muy especial ver los sitios arqueológicos, me parece muy interesante la cultura Maya”.

El Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), mediante una alianza con la organización Light Hawk, a través de la oenegé Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), está realizando una ronda de sobrevuelos en la Reserva de la Biosfera Maya para verificar su estado y detectar hechos ilícitos.

La actividad ha realizado desde hace 15 años con el propósito de detectar amenazas como los cambios de uso de suelo, extracción ilegal de madera, caminos ilícitos y para dar respuesta casi inmediata a casos puntuales, donde interviene el Ejército de Guatemala, la Policía Nacional Civil y el mismo CONAP.

“Los monitoreos han permitido actuar prontamente e incluso se han llevado a cabo desalojos derivado del apoyo que nos da Light Hawk”, manifestó Víctor Hugo Ramos, experto del Centro de Evaluación y Monitoreo del CONAP (CEMEC), con sede en Petén.

El primer grupo de sobrevuelos de 2015 se realizó durante enero.

Sólo el año pasado se realizaron 41 sobrevuelos en la RBM que sumaron más de 15 mil kilómetros en el aire, más un monitoreo nacional para verificar el estado de los bosques del país.