La ex vicepresidenta Roxana Baldetti continúa en una de las camas del Centro Médico Militar, en la zona 16.

La quinta evaluación del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) recomienda que debe continuar hospitalizada “hasta que sus evaluaciones demuestren que no corre riesgo”.

Así lo confirmó el director de la entidad, Jorge Cabrera. El costo de cada examen practicado supera los Q1 mil.

Uno de los médicos sugirió que se realice un “último” examen: Un electrocardiograma, aunque no se ha fijado fecha y permanecerá en el hospital militar hasta que el juez de Mayor Riego B, Miguel Gálvez, dictamine su traslado a la cárcel Santa Teresa.

Baldetti fue llevada al centro asistencial militar el 11 de septiembre para un chequeo y se quedó internada por una infección en donde tenía un catéter.

La ex vicegobernante fue detenida el 21 de agosto luego que la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) la vinculara como cabecilla del grupo de defraudación en las aduanas denominada La Línea.

Baldetti renunció al cargo el 8 de septiembre por posibles señalamientos del caso. Tiene embargadas sus cuentas monetarias por más de Q5 millones y cuatro propiedades.