La ex vicepresidenta Roxana Baldetti, vinculada como cabecilla de la estructura de defraudación en las aduanas, pasará la Nochebuena, Navidad, el Año Nuevo y hasta el Día de Reyes, en un sanatorio, en Mixco.

Este 14 de diciembre venció el plazo de tres semanas que había fijado el juez Miguel Gálvez para que la ex vicegobernante estuviera internada por una infección.

Lo que corresponde es que los médicos del Instituto Nacional de Ciencias Forences (Inacif) deben practicarle un “reconocimiento” y establecer si amerita seguir internada en el centro asistencial.

Jorge Cabrera, director del Inacif, menciona que no han recibido alguna solicitud de la fiscalía para practicar nuevas evaluaciones.

Juez de vacaciones

El 4 de diciembre fue el último día laboral de este año para el juzgador Gálvez, quien volverá hasta el 8 de enero, después de la celebración con la “rosca de reyes”.

Entonces, si el Ministerio Público (MP) solicita los exámenes médicos, no habría juzgador para saber los resultados y tomar su decisión.

Desde el 6 de noviembre Baldetti está internada en el Hospital de Especialidades Médicas, en la 3a. calle A, 14-77, colonia Valle del Sol, en la zona 4 de Mixco.

Ese día se informó que era afectada por la bacteria Klebsiella Oxytoca.

Baldetti renunció al cargo el 8 de mayo y fue detenida el 21 de agosto por su vinculación al caso de defraudación denominado La Línea.

La fiscal general, Thelma Aldana, mencionó que Baldetti y el expresidente Otto Pérez (también vinculado y en prisión por el caso) gozan de beneficios. “Baldetti ha pasado más tiempo en hospitales que en prisión, como corresponde”, mencionó.