El supuesto soborno de 30 millones de dólares que habría repartido la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) para lograr la firma del contrato de usufructo oneroso para trabajar en la Empresa Portuaria Quetzal es el caso que aún conoce en audiencia de primera declaración el Juzgado de Mayor Riesgo B, a cargo del juez Miguel Ángel Gálvez.

Entre los señalados está el expresidente, Otto Pérez Molina, y la ex vicemandataria, Roxana Baldetti, así como el director general de TCQ, el español, Juan José Suárez, el supuesto lavador de dinero, Jonathan Chévez y el yerno de Pérez Molina, Gustavo Martínez.

Publinews

Foto:

Otro de los vinculados es el colaborador eficaz, Juan Carlos Monzón, quien tendrá que ampliar su versión de los hechos cuando termine la audiencia de primera declaración.

Uno de los momentos fue el reencuentro entre Pérez Molina y Baldetti fue menos frío que cuando se vieron las caras en el caso La Línea.

El avance de la solicitud de antejuicio contra el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Douglas Charchal, fue otro momento registrado la semana pasada.

La declaración de Pérez Molina, cuando se le entrecortó la voz, ha sido algo que llamó la atención de los presentes en la audiencia.

Publinews

Foto:

Pese a los diferentes medios de prueba del Ministerio Público (MP) lo que más ha causado revuelo fueron las filtraciones de la declaración de Monzón, dada como anticipo de prueba.