Las fuerzas de seguridad de capturaron ayer a 18 militares retirados bajo cargos de desaparición forzada y delitos contra los deberes de la humanidad, cometidos durante la guerra civil (1960-1996).

Entre los detenidos figuró Manuel Benedicto Lucas García, exjefe del Estado Mayor del ejército durante la presidencia de su hermano Romeo Lucas (1978-82), cuya gestión es considerada como una de las más oscuras durante el conflicto de 36 años.

Luego de ser capturado, Lucas fue entrevistado en la Torre de Tribunales a donde fue llevado y señaló que él luchó de frente con la guerrilla y le sirvió al Estado de Guatemala.

"Me debe deben dar la Orden del Quetzal por las vidas que salvé".

Con información de Emisoras Unidas