Luego de una semana al frente del Ministerio de Salud, Mariano Rayo afirmó que durante los tres meses que dirigirá esa dependencia implementará cuatro medidas: austeridad absoluta, medidas de control en  lucha anticorrupción, restablecer la capacidad básica de los proveedores para sobrellevar la precaria situación y ordenar las finanzas, para lograr una buena gestión administrativa, sobre todo en los procesos de compras y contrataciones.

Aseguró que de los Q40 mil de su sueldo, solo recibirá Q9 mil y el resto lo donará.

Además, explicó que la crisis en esa institución se originó internamente. “Siempre se decía que las cosas no ocurrían por falta de dinero o porque Finanzas no cumplía, pero hoy se puede decir que la responsabilidad estaba aquí en el Ministerio de Salud”, agregó.