Los miembros de la familia Blanco descansaban en su casa en la 4ª. avenida de la colonia Blanquita, San Antonio, Suchitepéquez, este Sábado de Gloria, pero desde muy temprano perdieron la paz ya que su fiel Coqueta, una perrita mestiza, no estaba para saludarlos como lo hace siempre.

Isabel, una de las niñas de la casa, comenzó a buscar a Coqueta por todos los rincones, pero no la encontró. Quiso ir más allá y llegó al terreno contiguo. La angustia aumentó porque halló a su perrita, pero en el fondo de un pozo.

La niña comenzó a llorar y la familia llamó a los elementos de la 63 compañía de Bomberos Voluntarios, con sede en San Antonio, Suchitepéquez. Coqueta llevaba casi ocho horas dentro del pozo.

Uno de los bomberos que llegó fue Byron Javier Chiquirín Cruz, de 19 años de edad. Sin dudarlo, evaluó la situación, se colocó su equipo especial de rescate y descendió al pozo, que calculan que tiene una profundidad de entre 10 y 15 metros.

Bomberos Voluntarios

Foto:

Eduardo, hermano de Byron Javier, que también es bombero, relató que la maniobra llevó unos 45 minutos. El rescatista encontró a Coqueta con una parte en el agua y otra en una piedra, donde ella se apoyaba para no hundirse.

El agua amortiguó la caída de la perrita, que no sufrió daños. Ella fue dócil al momento en que Byron Javier la tomó en sus brazos y la aseguró, para que los otros bomberos los llevaran a la superficie.

Bomberos Voluntarios

Foto:

“Para satisfacción de la familia y de uno se hace el trabajo” explica el hermano del bombero rescatista, quien agregó: “independientemente si haya sido una perrita, es una vida en peligro”.

Coqueta se encontró de nuevo con Isabel, niña que volvió a sonreír para alegría de su familia.
 

Bomberos Voluntarios

Foto: