Antecedentes

Guatemala, El Salvador y Honduras están en el centro de una crisis por el flujo migratorio ilegal a Estados Unidos, el cual se vio agravado desde junio pasado con el ingreso masivo a ese país norteamericano de niños sin acompañante y sin documentos. Para ventilar el tema migratorio, los mandatarios del Triángulo Norte se reunieron en julio pasado con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, luego con el vicepresidente Joe Biden y con el secretario de Estado John Kerry.

El presidente Otto Pérez, junto con sus homólogos de El Salavador, Salvador Sánchez Cerén, y de Honduras, Orlando Hernández, se reunirá mañana con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, para discutir el éxodo de los niños migrantes no acompañados.

Los mandatarios le presentarán a Biden, en el marco de una conferencia que celebrará el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el “Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte”, que tiene el propósito de mejorar la calidad de vida de la población que se ve obligada a migrar por falta de oportunidades.

Pérez viaja hoy por la tarde a Washington con los ministros de Finanzas, Dorval Carías; Economía, Sergio de la Torre; Gobernación, Mauricio López Bonilla; Relaciones Exteriores, Carlos Morales; y el comisionado presidencial para la Competitividad, Juan Carlos Paiz.

Su agenda incia con un desayuno en la sede del BID en el que los tres funcionarios disertarán sobre los problemas de la región. En el caso de Pérez, su discurso se centrará sobre el desarrollo humano.

El jefe de Estado guatemalteco tiene previsto reunirse con senadores y congresistas estadounidense. Además, con los secretarios de la Defensa y de Seguridad Nacional de EE. UU., Chuck Hagel y Jeh Johnson.

“El plan lo que enfoca es una estrategia de desarrollo que vendrá a impulsar la economía y la educación en los tres países, muy parecido al plan Colombia”, aseguró Pérez.

El plan que presentarán cuenta con el apoyo del BID. Esa una iniciativa que fue propuesta por los países del Triángulo Norte a mediados de 2014, para lograr fondos para invertir en desarrollo económico, social y humano.