El Gobierno español mostró hoy su satisfacción por el juicio al asalto de 1980 a su Embajada en Guatemala, que supone "que se haya impartido justicia" y porque el fallo "contribuye significativamente a dignificar la memoria de las víctimas y de sus familiares".

A través de un comunicado del Ministerio de Exteriores, España dijo haber seguido atentamente ese juicio, culminado ayer con la declaración de culpabilidad para el exjefe policial Pedro García Arredondo por el asesinato de 37 personas quemadas el 31 de enero de 1980 en esa sede diplomática.

España felicita a la justicia guatemalteca porque "35 años después haya juzgado estos hechos de acuerdo a las leyes y con el respeto al debido proceso".

La Embajada de España desplazó funcionarios a todas las vistas públicas y orales desde que se inició el juicio, el 1 de octubre de 2014.

El propio embajador español en Guatemala, Manuel Lejarreta, estuvo presente en la audiencia de ayer en la que el tribunal condenó a Arredondo, "el único responsable que ha podido ser juzgado por aquellos terribles sucesos".

De aquel asaltó de hace tres décadas y media el comunicado asegura que esos "lamentables hechos constituyeron una flagrante violación por parte de agentes del estado de Guatemala de la inmunidad diplomática de la Embajada de España".

Entre los 37 muertos hubo siete funcionarios y empleados públicos de la Embajada, recuerda Exteriores.

Te puede interesar:

Pedro García Arredondo es hallado culpable

VIDEO. Responsable por masacre en embajada recibe 90 años de cárcel