La audiencia de primera declaración a los sindicados de contrabando de maíz que fue distribuido a las familias pobres durante el gobierno de Otto Pérez (en prisión) se desarrolló con la reproducción de escuchas telefónicas.

Durante la mañana hubo discusión porque la Fiscalía no había entregado los documentos a los abogados. Los defensores solicitaron a Walter Villatoro, titular del Juzgado Décimo Penal, suspender la audiencia debido a que necesitaban tiempo “para leer la acusación”.

El juez rechazó la petición y ordenó al fiscal Néstor Pérez a realizar la imputación de los hechos a los diez detenidos a la supuesta testaferra Ana Elizabeth Hernández de Castro.

La voz del líder de la estructura Jorge Alvarado López, alias “Coca” se escuchó en la sala cuando se reprodujeron en las primeras escuchas telefónicas. “Cómo estamos con el maicito, quiero a granel”, pidió el prófugo contrabandista de Huehuetenango al conversar con José Roca Estrada, procesado en el caso “Agua miel”.

En este caso denominado El Bodegón, en alusión a la empacadora que obtuvo contratos por Q492.3 millones en 2014 para distribuir maíz amparados por un estado de Calamidad que fue decretado y avalado por Elmer López, extitular del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), uno de los aprehendidos durante 19 allanamientos el 27 de septiembre de 2016.

Elmer López, extitular del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA)

Oliver de Ros

Foto:

La investigación cuenta con 50 escuchas telefónicas y se destaca cuando los contrabandistas aportan detalles del ingreso de los granos por pasos ciegos en La Democracia, Huehuetenango. “El maíz es de muy mala calidad, hasta quebrado viene”.

En otra conversación sorprende cuando López le resta importancia a que “el maíz viene con gorgojos”.

Los investigadores realizaron pruebas en laboratorios y se especificó que “los granos no eran apto para el consumo humano y animal”.