1 de octubre se realizará el Día internacional del café en más de 70 países. 

Alejandro Keller, vicepresidente de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) señala que, debido al cambio climático, se están validando nuevas variedades del producto para crear plantas resistentes a la roya y a la sequía.

En los últimos tres años la producción del café ha registrado una disminución de 20% debido a la propagación del hongo en las plantaciones de uno de los principales productos de exportación.

A la vez, el sector hace un llamado al gobierno para que realice el desembolso del fideicomiso para atender a los productores que requieren de créditos para el cuidado de los cultivos.

¿Qué medidas han tomado para mitigar la problemática por la roya?
Se están creando nuevas variedades de café, por lo que se evalúan las técnicas agrícolas, por ejemplo, el uso de funguicidas en fechas que hagan más eficiente las aplicaciones, pues la recomendación es hacerlo en forma preventiva y no reactiva. En el pasado el productor se confiaba que no le afectaría la roya y no tomaba las medidas. Aparte, nos acercamos a los fabricantes de los insumos, por lo que se realizó una compra por mayor para obtener una baja en los precios y, por último, se aumentaron las distancias entre las plantas para tener mayor ventilación e iluminación; llevará tiempo adaptarse a las nuevas situaciones de siembra.

¿Cómo se lleva a cabo esa validación de las plantas?
Ha un departamento de investigación, donde se califican las nuevas formas de producción para obtener mejores rendimientos en las producciones por área, para lo que se establecen parcelas demostrativas de cada región y así proporcionárselas a los productores, ya que se debe entender que por el cambio climático enfrentamos nuevas circunstancias como la sequía o demasiada humedad.

¿Cuál es el seguimiento que les dan a esas nuevas fórmulas?
El país está cooperando con dos organismos internacionales, que son Promecafé y World Coffee Research (WCR), a donde los países integrantes envían su mejor material genético de plantas de café para evaluar su adaptabilidad. Guatemala recibió aproximadamente 15 pruebas, de las cuales se esperan que los resultados estén en dos o tres años, y el país remitió una variación denominada Anacafé14.

¿Cómo ha afectado la roya en la producción del café?
Cuando hay una baja en la producción, hay un impacto social en el área rural, pero cuando las cosas van bien vemos desarrollo en los departamentos donde están las plantaciones de café. Tener un buen sector de café es estratégico, ya que es reconocido en el mundo como uno de los mejores, lo que nos da una posición privilegiada, pues el país tiene microclimas y diferentes tipos de tierra que contribuyen a sacar diferentes perfiles de las tazas y la calidad.

¿Qué solución han tenido para el desembolso del fideicomiso del café?
Hay que destacar que el productor de café no está buscando un regalo, sino una alternativa de financiamiento que sea en el mediano y largo plazos con un interés que se pueda pagar, a la fecha no se ha resuelto el amparo que se interpuso en la Corte Suprema de Justicia para la entrega del fideicomiso. En la actualidad hay una demanda de financiamiento por Q390 millones que le pertenecen al fideicomiso, pero para el próximo año solo se presupuestaron Q30 millones, con lo que se observa que la demanda crece ocho veces más, y es importante que el productor pueda resembrar y actualizar sus plantaciones para que tenga mejor productividad.