El volcán de Fuego nuevamente registró actividad, misma que generó columnas gruesas de humo y ceniza a una altura de 6,000 msnm. lo cual generó un paisaje espectacular en el cielo guatemalteco.

Según un informe del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la ceniza emanada por el coloso, es transportada por el viento a 25-30 kilómetros en dirección noreste-noroeste.

También se reporta descenso de flujos piroplásticos en dirección a las barrancas Las Lajas y el Jute, lo cual genera un levantamiento de ceniza en dirección al sureste.

Por supuesto, estos movimientos volcánicos también llevan consigo explosiones que generan retumbos y desgasificación. Es por ello por lo que el Insivumeh recomienda a la Conred implementar el estado de alerta que considere necesario.