Luego de 25 días de erradicación en Totonicapán la Policía Nacional Civil (PNC) ha destruido más de 1 millón de plantas de marihuana.

El informe de la policía da cuenta que lo erradicado asciende a Q375 millones. La marihuana fue encontrada  "en fase de crecimiento y aprovechamiento, alcanzando una altura máxima de 2.5 metros. La cifra crece con cada planta erradicada", informó la policía.

Las acciones de erradicación del lunes se concentraron en el cantón Pamaria, Santa Lucía La Reforma, Totonicapán. En algunos lugares la marihuana estaba sembrada junto a milpa.

El grupo élite de erradicación está integrado por dos mandos y 28 agentes, entre ellos dos mujeres. Las matas de marihuana son cortadas de raíz y trasladadas a un espacio apropiado para su incineración; con ello se evitan incendios forestales. El trabajo es supervisado por los Fiscales Antinarcóticos del Ministerio Público (MP).

Según la policía, los narcos "aprovechan que la tierra es humedecida con las lluvias propias de la región para poder expandir la semilla sin utilizar un método técnico para su siembra ni la utilización de herramientas para que germinen de forma inmediata. Las primeras investigaciones apuntan que estos cultivos son de personas de origen mexicano.

En Guatemala continúan las propuestas para avalar el consumo legal de marihuana. La iniciativa más reciente ha surgido en el Congreso de la República, donde la bancada Movimiento Reformador informó que en agosto realizará foros para discutir el tema.