Francisco Carillo Pérez residió durante 17 años en Estados Unidos. El 25 de junio de 2005 en San Rafael, California, asesinó con arma de fuego a Ana Mejía, quien en ese tiempo era su novia, por lo que regresó a Guatemala huyendo de la justicia.

Agentes del FBI y de la Policía establecieron que en  2012 que ya residía en el país, por lo que solicitó la ubicación y la respectiva aprehensión.

Fue capturado en el caserío “Los Positos”, Sibilia, Quetzaltenango, por orden de captura acusado del delito de asesinato con vías de extradición.