El segundo día de la audiencia de primera declaración del caso de fraude en la fórmula para la limpieza del Lago de Amatitlán estaba prevista para dar inicio a las 8:30 de la mañana.

Los implicados fueron trasladados desde primera hora, y mientras esperaban la reanudación de la audiencia se dieron tiempo para desayunar, conversar, reír y hasta para dormir, como en el caso de Hugo Roitmam, el argentino-israelí, quien según la fiscalía fue el mayor beneficiado de este proyecto.