En los pasillos de la Torre de Tribunales siempre se ha dicho que la Corte de Constitucionalidad el máximo ente legal del país es una "corte celestial".

Algunos abogados lo mencionan en los elevadores camino a las salas de audiencias al hacer bromas por sus siglas: CC.

La magistrada presidenta de este ente legal, Gloria Porras, mencionó que "no lo son" al explicar un fallo que benefició al presidente Otto Pérez Molina y detener su antejuicio.

"La institucionalidad se fortalece ya que los asuntos son discutidos y se emite una decisión. Sostengo la idea aún cuando a veces se dicten resoluciones unánimes, no es cierto que seamos una corte celestial y no nos podamos equivocar, aún así pueden estar en un sentido que la historia juzgará como equívocos. Cuando hay votos divididos despierta un interés sano por parte de los órganos académicos y la historia juzgará a cada uno", mencionó.