"Hoy, en ningún centro carcelario se cumple con la norma que ordena el bloqueo de la señal de celular", se ha referido el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, al referirse al segundo intento para impedir que los reos llamen para realizar extorsiones y coordinar situaciones de crimen.

El funcionario menciona que han cumplido con entregar un informe a la Superintendencia de Telecomunicaciones, el ente que podría multar a las empresas de telefonía con Q300 mil y Q500 mil por incumplir con la disposición.

La Ley de Control de las Telecomunicaciones Móviles en Centros de Privación de Libertad y Fortalecimiento de la Infraestructura que fue aprobada el 8 de abril de 2014, obliga a las telefonías evitar las llamadas desde las cárceles del país.

Están las 22 cárcles del Sistema Penitenciario los doce centros juveniles y las 20 cárceles de la Policía.

El 25 de diciembre ha iniciado la implementación en diez prisiones de acuerdo un mapa de incidencia, determinando el hacinamiento y aquellos catalogados como de alta peligrosidad, asegura López Bonilla.

El director de Presidios Anthony Pivaral menciona que ha recorrido todos los centros donde están más de 18 mil reos y "en algunos si funciona de forma parcial y en la mayoría no".

En 2007 se ha realizado la primera prueba de impedir las extorsiones con la instalación de bloqueadores en 11 cárceles aunque no ha funcionado.