Según comunicado de prensa de autoridades de Belice, el primer ministro de esa nación, Dean Barrow y el mandatario Jimmy Morales sostuvieron una plática informal en la sede la ONU, aprovechando que ratificaron el acuerdo de París. 

El mandatario le exigió a Barrow que las autoridades beliceñas presenten al o a los responsables de este incidente.

Durante la reunión, el funcionario de Belice le ofeció a Morales una investigación imparcial.

El niño guatemalteco de 13 años, Julio René Alvarado Ruano, cayó abatido el jueves por tiros provenientes de militares beliceños.