Un vecino en Izabal entregó a las autoridades de manera voluntaria a un puma en muy mal estado de salud. 

Personal del Consejos Nacional de Áreas Protegidas (Conap) coordina el traslado del animal al centro Arcas, en Petén, a través de la unidad de la PNC encargada de la Protección a la Naturaleza. 

El animal pesa 25 libras, muy por debajo de su peso ideal por lo que le aplicaron suero vitaminado.