Las fallas recurrentes del tablero electrónico en el pleno han hecho que durante las últimas sesiones los diputados vuelvan como en los viejos tiempos.

Han votado con mano alzada.