“Tenemos información de que en este lugar hay personal de las aduanas hasta las 10 de la noche, luego ya no había control. Se nos confirmó que por la noche salían furgones. Desde hoy quedan selladas estas cinco puertas. Con esto, cualquier persona que ingrese y egrese deberá hacerlo por la puerta principal, como debe de ser”, explicó el gobernante.

Añadió que el problema ocurría porque la empresa que tiene el usufructo subarrendó el lugar.
“Tomé la decisión de rescindir un contrato con la empresa Mega Services & Logistic, S. A. (MS&L), la cual subarrendó derechos a la Compañía Bananera Guatemalteca Independiente, S. A. (Cobigua), firma que posee un usufructo en la terminal marítima. El ingreso del recinto era operado por la empresa privada MS&L, la cual no fue autorizada por la Portuaria y no cuenta con controles por parte de las autoridades del lugar”, explicó el mandatario.

Agregó que quedó firmado el documento de desintervención de los dos puertos y el aeropuerto La Aurora, con el propósito de mejorar los controles, luego de los casos de defraudación aduanera en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

La Empresa Portuaria Quetzal fue intervenida en 2011, durante el gobierno de Álvaro Colom, para combatir el contrabando y el tráfico de droga.

En relación con las pruebas de polígrafo que se realizarán en la SAT, informó que en total serán 860. “El Departamento de Estado de Estados Unidos nos brindará una ayuda de oportunidad, porque un equipo que ya estaba en el país se quedará por dos semanas más. Creo que en ese tiempo podrán hacer entre 60 y 70 pruebas, dependiendo de los materiales que tengan”, agregó.

Afirmó que la SAT hará la mayoría de estos estudios. “De hecho, se contrató a una empresa para realizar 800 pruebas de confiabilidad para el personal de esa entidad”, agregó.

Aseguró que el directorio seré el que decida a quienes se les aplicará. “Hay un proceso interno en el que se evaluará los puestos sensibles”, expuso Pérez.