Ante el Juzgado Octavo Penal, a cargo de la jueza Marta Sierra de Stalling, han sido llevados 19 de los 20 detenidos ayer acusados por el Ministerio Público (MP) de integrar una red denominada “La Línea”, que se dedicaba a la defraudación aduanera.

El MP hizo señalamientos individuales para cada una de las personas que están enfrentando audiencia de primera declaración, y para reforzar las acusaciones también presentó algunas escuchas telefónicas.

En la audiencia de este viernes fue presentada una escucha telefónica en donde dos de los involucrados en la estructura se refieren a una tercera persona como “El Presidente”, sin definir su identidad, quien les ordenó abrir cuatro cuentas bancarias argumentando que CICIG tiene mucha información.

Al ser imputado Carlos Muñoz, exjefe de la SAT, los fiscales del MP presentaron una intercepción telefónica que lo involucra junto a un hombre que se identifica como Juan Carlos Monzón, lo que autoridades suponen sea el exsecretario privado de la Vicepresidencia, considerado el cabecilla de dicha estructura.

En la escucha telefónica entre Monzón y Muñoz se habla sobre algunos cambios en la institución: “out a los dos por favor”; “Sos el dueño absoluto de la tienda”, le dice Monzón. “Te quiero mucho, no sabes hoy dormiré tranquilo”, responde Muñoz.

También Monzón le pide a Muñoz que, la “R” vaya para arriba. Respecto a esta clave dentro de la comunicación, autoridades no tienen con claridad algún indicio de un posible sospechoso.

A parte de “El Presidente”, surgió el nombre de “La señora”, quien según las escuchas, movió las piezas en la SAT y ordenó cambios a la banda de defraudación por que la CICIG ya tenía alguna información.