Emilio Méndez, uno de los empresarios más reconocidos del país y principal innovador de la marca Saúl E. Méndez, conversó con Publinews sobre sus ideas de cómo mejorar la situación sociopolítica del país, entre las cuales destacan entendernos como personas, profesionales y guatemaltecos, y definir objetivos en el largo plazo.

Últimamente has hablado acerca de tus ideas para que la situación sociopolítica de Guatemala mejore. 

Hemos aprendido, a partir de aciertos y desaciertos, lo que funciona o no. Hemos madurado y necesitamos poner en práctica lo aprendido. Por ejemplo, cada cuatro años nos damos cuenta de que seguimos en lo mismo y eso causa frustración. Vamos a votar y la oferta electoral es igual o peor que en años anteriores. En las últimas votaciones prometí que no sería así, que cambiaría.  

Me tomó años entender eso que parece sencillo, pero es real. El país es mejor si yo soy mejor. El país es más honesto si yo lo soy. 

Un proyecto nacional que nos ayude a mejorar puede surgir de varios lados, hemos esperado que sea desde el gobierno, pero no ha llegado. 

La idea que quiero compartir tiene dos objetivos: Imaginar al país con visión en el largo plazo y construir una nueva narrativa de nación. La historia que estamos contando es la que nos contaron, pero empeorada y reforzada, y se la contamos a los niños. Es una historia que ve al país con carencias y violencia. Lo vemos en restaurantes, bodas, en cualquier lugar, y nos destruye. Nos urge cambiar nuestra narrativa e imponer una que sea poderosa para que nos inspire a todo el país y, sobre todo, a las generaciones más jóvenes.

¿Cómo crees que los guatemaltecos ven al país?

Muchos ven a Guatemala como si fuera un chaye y pensamos que, como herencia, eso nos tocó, cuando en realidad el país es un diamante. Nos hemos quedado atrapados en ver lo que no nos gusta, en el pasado y el presente.

Para cambiar la narrativa del país hay que cambiar su realidad, y no en el sentido de esconder las situaciones negativas. 

Es como si tienes una enfermedad, un cáncer, ¿cuál será tu fortaleza física y mental para enfrentar ese problema? Eso ayudará a regenerar el cuerpo o a terminarte de matar. No debemos victimizarnos. ¿Cómo puedo pensar en todo esto si carezco de lo otro? Eso es victimizarse y todos somos parte de eso.

¿Se han acercado partidos políticos para que participes en sus proyectos?

En concreto, no me lo han ofrecido.

Y si lo hicieran, ¿qué harías?

Mi participación política ha sido activa. Pensamos que solo se hace política desde un puesto público, pero se hace desde varios puntos, como desde mi propio ámbito. Si me lo proponen, pasar de este lado al público, la respuesta sería “sí” solo si hubiera un equipo de personas para trabajar. Un presidente solo no cambiará las cosas. Lo que hará el cambio es un equipo. Yo solo, ni loco. No lo haría. No me meteré a la cueva del lobo. No sé cómo alguien puede pensar en llegar ahí con buenas intenciones, pero sin un equipo que lo ayudará a obtener los objetivos cueste lo que cueste. 

¿Todo esto es parte de un proyecto tuyo?

No es el proyecto de Emilio, es una idea. Si esto termina como un monólogo, se queda como la historia de alguien más. Pero si surge una conversación y liderazgo, ya es algo. ¿Cuánto impactamos de manera directa? Aunque no seamos presidentes de la República o gerentes de la empresa, ya estamos creando un impacto en nuestros trabajos y en los hogares.