Luego de que Alejandro Maldonado fuera juramentado como Presidente de la República de Guatemala, en sustitución de Otto Pérez, señalado de estar involucrado en la estructura de defraudación aduanera conocida como "La Línea", el embajada de Estados Unidos en el país fijó su postura.

"Trabajaremos con el nuevo presidente Alejandro Maldonado Aguirre en su agenda de reformas, mientras continuamos la lucha contra la corrupción y la impunidad en Guatemala", consigna un boletín de prensa.

Además, la sede diplomática elogia a los guatemaltecos y a las instituciones nacionales por la "manera pacífica en la cual han manejado esta crisis".