Perfil

Profesión. Posee una licenciatura en Economía, de la Universidad Francisco Marroquín.
Experiencia. Fue director del Programa Nacional de Competitividad, del Ministerio de Economía. Además, se desempeñó como titular de la Agencia Nacional de Alianzas Público-Privadas de Guatemala.
Cargo. También laboró en el Foro Económico Mundial, en Ginebra y oficial de Control de Riesgo para la banca privada de Citibank.
 

Julio Héctor Estrada, ministro de Finanzas Públicas.

El titular de ese ministerio espera mantener la comunicación con el Congreso para que se aprueben cambios a la Ley de la SAT en el primer trimestre.

Una de las prioridades del jefe de uno de los ministerios más importantes del gobierno será implementar cambios en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) en el primer trimestre de 2016 para lograr mayor crecimiento fiscal a partir del próximo año.

¿Cuál es su plan para modernizar la Administración Tributaria?
La modernización de la SAT pasa por un acto de cambios de gobernabilidad de la institución, definitivamente se necesita un liderazgo nuevo, tanto a nivel de superintendencia como de directorio, entonces tenemos que hacer modificaciones en el marco jurídico para poder renovar y validar el directorio y así que haya una superintendencia con un mandato claro y fijo de largo plazo. Las actualizaciones deben ser impulsadas y dirigidas por ellos mismos. Lo más elemental es que tiene que ser una organización que se gobierne por metas hasta el cargo más bajo y cada uno se haga responsable de sus cuotas específicas de recaudación. La institución debe tener más gente en el campo, supervisando y recaudando, pero con una estrategia clara.

¿Cuáles son los primeros cambios que se deben hacer?
Son muchos, se deben impulsar modificaciones en sistemas de información, infraestructura, de normativas, pero hasta que no se renueve el liderazgo y se trabaje de cerca con el directorio de manera más dinámica y este se depure no habrá manera de implementar cambios. Son alrededor de 200 acciones que hay que realizar, por lo que estamos trabajando una propuesta para modificar la Ley Orgánica de la SAT, donde se redefina el balance de la superintendencia y el directorio, el proceso de nombramiento de directores, mecanismos de control y supervisión de cumplimiento y de fiscalización de auditoría interna.

¿Quiénes están trabajando esa propuesta?
En este momento está a nivel del Ministerio de Finanzas Públicas y asesores de cooperación internacional, ahora se llevará a un círculo más grande de gente que ha tenido que ver con las finanzas y la administración tributaria, para luego presentarla a la sociedad civil y que efectúen consultas en el mismo Congreso. Nuestra estrategia de trabajo sigue siendo en tres áreas que es ordenar, generar eficiencia y eficacia en el gasto y subir los ingresos, por lo que esperamos que se mantenga ese diálogo con el Legislativo y se de la premura para que los cambios salgan en el primer trimestre.

¿Han analizado una reforma fiscal o simplificación de pagos para formalizar el comercio?
No, ni hemos visto una propuesta. Desconozco cuál es el impuesto que hay que simplificar, ya que los tributos más sencillos y más prácticos de pagar son aquí en el país, son dos tasas con declaraciones mensuales o trimestrales. El contribuyente que no paga es porque no quiere, no porque le cueste, por lo que considero que reducir las tasas no generará que más ciudadanos tributen. No pasa por simplificación, si no por fortalecer la autoridad tributaria y hacer que el no pagar sea tenga un castigo más severo. Además, hay que aclarar el impacto del sector informal, se habla del 65% de la gente en ese sector, pero solo representan el 25% del Producto Interno Bruto, según el Banco de Guatemala, pero es importante cobrarles por razón de ciudadanía, ya que todos tienen que pagar lo que les corresponde.

¿Impulsarán la eliminación del secreto bancario para mejorar los ingresos fiscales?
Tengo una responsabilidad institucional, por lo que me parece un compromiso de transparencia, buena parte de la corrupción oculta sus ingresos a través de mover dinero en cuentas, entonces hay que resaltar que eliminar el secreto bancario no debe ser visto como de seguridad, sino como una estrategia fiscal y de lucha contra la corrupción. Hay que crear un mecanismo donde las autoridades de investigación tengan acceso a las cuentas cuando lo necesitan, incluso de manera preventiva en investigaciones para contar con pruebas o cumplir con información que requieren otros países, es importante para el fortalecimiento fiscal, pero no ha de ser la prioridad, la mayoría de países tiene un régimen de acceso a cuentas bancarias por autoridades judiciales o tributarias, lo cual es hasta un tema de competitividad y da más certeza jurídica. Actualmente los organismos que nos revisan en ese sentido dicen que lo que tenemos no cumple, y lo hemos presentado de diferentes formas, pero la respuesta sigue siendo la misma, ya no podemos seguir con eso, por lo que es parte de la transformación y tenemos que hacer algo para que se cumpla.

¿Cómo estuvo la recaudación tributaria en enero?
La recaudación esta por debajo de la meta, el crecimiento interanual fue entre 3% y 4%, y lo que esta en el presupuesto contemplado es de 9%. Si arrancamos en grandes rangos por debajo del nivel que necesitamos. En 99% de las empresas inscritas en el régimen de exenciones fiscales están en pagos trimestrales, en abril se observará el impacto por el fin de los incentivos a empresas exportadoras, el crecimiento en el primer mes fue por inercia pero con eso no alcanzaremos lo requerido y si no hacemos cambios a fin de año nos harán falta Q2 mil 500 millones o más.

¿Cuándo lanzarán la convocatoria para superintendente y del directorio?
Hay un caso de la terna anterior con amparos que está por resolverse, no hemos podido tomar la decisión porque hay casos judiciales debido a decisiones tomadas, ya evaluamos alternativas y en las próximas semanas se tomarán las decisiones, no queremos salir con un caso y que después se descarte el proceso.