Para que una agrupación se mantenga vigente y pueda participar en los comicios de este año, el artículo 19 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos le exige que para el 2 de febrero tuviera 22 mil 23 afiliados, es decir 0.30% del padrón electoral de las elecciones de 2011, que fue de 7 millones 340 mil 841 ciudadanos. Ante esto, los representantes de los partidos políticos tuvieron una meta clara: lograr esa cantidad.

Este sería el caso del Partido Libertador Progresista (PLP) –que había puesto sus ojos en Zury Ríos para que fuera su aspirante a la presidencia– que, de acuerdo con el Tribunal Supremo Electoral (TSE), podría haber falsificado 12 mil firmas para completar su número de afiliados en enero.

Leopoldo Guerra, director interino de Organizaciones Políticas del TSE, aseguró que se están investigando, pero que, en primera instancia, se trata de un caso de falsificación de firmas. "Implica una denuncia ante el Ministerio Público", aseguró Guerra.

Representantes de la agrupación negaron haber cometido la acción. “En primer lugar no nos han notificado. En segundo, ¿cómo vamos a alterar 12 mil firmas?, es ilógico. Si cuesta convencer a una personas que se afilie a una agrupación política, cómo vamos a alterar las firmas. Todo lo hemos hecho como la ley manda”, afirmó Edgar Zamora, integrante del comité ejecutivo del PLP.

Ahora, el TSE tiene 90 días para continuar con la investigación y, de confirmar las sopechas, puede suspender al PLP, incluso después de la convocatoria a las elecciones, que será el 2 de mayo. 

Te puede interesar:

El Partido Libertador Progresista llega a 37 mil afiliados

El PLP le pide a Zury Ríos que sea su candidata presidencial